La sencillez en la fe ve a Dios en todas las cosas y recibe los acontecimientos dulces y amargos como enviados por su mano divina.