Apropiémonos de los sentimientos y anhelos de la Liturgia de las Horas. Vivamos de ella en los momentos de tentación.