Cuando no hay espíritu de oración todo cuesta.