El cielo es asunto de amor, por eso las faltas de caridad son lo más contrario a nuestro Señor; tendremos que adquirir en el purgatorio lo que nos falta aquí en la caridad.