La coronación de María es la revocación de todas las sentencias, el consuelo de todas las lágrimas, el don de todos los carismas, las gracias que previenen, las que convierten, las que santifican, las luces que elevan, el amor que transforma.