La puerta de la vida sobrenatural, de la santidad, es la piedad pasiva, es decir, la aceptación de lo que Dios hace en mí sin mí.