Nosotras con la liturgia estamos preservando los errores en nuestra piedad, porque se inspira en la oración oficial de la Iglesia.