Que la amplitud y la serenidad de espíritu no se turbe ni se desequilibre por un asterisco de menos o un asterisco de más… disculpemos los errores ajenos y tratemos de disimularlos lo mejor posible, para no turbar la armonía del canto ni de los corazones.