Son necesarias las prácticas de penitencia: para los sentidos, por la mortificación; para el corazón, por la abnegación; para el espíritu, por la humillación voluntaria.