DOMINGO XVIII DEL TIEMPO ORDINADIO

CICLO B 05 de Agosto de 2018

INTRODUCCIÓN: Hermanos, sean todos bienvenidos a esta Eucaristía. Hoy, la liturgia nos invita a mirar más allá de nuestros deseos puramente humanos, a tener una mirada profunda que nos lleve a buscar aquello que realmente dará grandeza a nuestras vidas. El maná con que Yavé Dios alimenta a su pueblo no es solamente un saciar el hambre natural del hombre, sino que es un anuncio del verdadero Pan (Jesucristo), con que Dios alimentará a la Iglesia, nuevo pueblo de Dios.

Iniciamos nuestra celebración de pie, cantando.

Acto Penitencial

Gloria

Oración Colecta

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Éxodo 16,2-4.12-15

Ante la rebeldía y desconfianza de los israelitas, Dios cumple sus promesas y responde a sus necesidades enviándoles el alimento que piden. Este hecho quedará grabado en la memoria del pueblo y será un signo por el que reconocerán al Mesías.

Salmo 77, 3-4.23-25.54

Segunda Lectura: Efesios 4, 17.20-24

San Pablo nos exhorta a vivir de acuerdo a lo que somos “seguidores de Cristo”, y a dejar todo aquello que nos lleve a seguir viviendo en un mundo lleno de intereses humanos, de espaldas a Dios.

Evangelio: Jn 6, 24-35

Jesucristo, es el Pan de vida: Él es el máximo signo del amor eterno de Dios para con el hombre, por el cual tenemos la certeza de que no nos olvida ni abandona en la necesidad o en el dolor.

Nos ponemos en pie para aclamar el Evangelio cantando el Aleluya.

HOMILÍA

CREDO

Oración Universal:

  1. Por nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, por los obispos y sacerdotes para que sean, para la Iglesia, pueblo de Dios, verdaderos portadores del alimento que nos lleva a la vida eterna. Roguemos al Señor.
  2. Por nuestros gobernantes para que velen por el bienestar del pueblo que tienen a su cargo dejando de lado sus intereses personales. Roguemos al Señor.
  3. Por los países hermanos de Nicaragua y Venezuela, donde la violencia y la falta de Dios y de pan, se hacen patentes, para que se restablezca la paz, la justicia y el respeto por cada ciudadano. Roguemos al Señor.
  4. Por todos los hogares, para que en ellos reine el respeto, el amor y la reconciliación. Roguemos al Señor.
  5. Por el aumento de santas vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa, misionera y contemplativa, para que el Señor despierte en los corazones de los jóvenes el deseo de llevar a Jesucristo a otras almas. Roguemos al Señor.
  6. Por nuestros difuntos, para que el Señor los colme de su misericordia y les perdone sus culpas y puedan desde ahora bendecirlo y glorificarlo. Roguemos al Señor.

 PRESENTACIÓN DE DONES

Presentemos junto con el pan y el vino nuestras vidas, para que unidas a la de Jesucristo glorifiquemos a Dios Padre, con un culto verdadero.

COMUNIÓN

Jesucristo es el Pan de Vida, no hay mejor manjar que pueda alimentarnos y fortalecernos para nuestro peregrinar por esta tierra. Acerquémonos a recibirlo para hacernos uno con Él.

DESPEDIDA

Habiéndonos alimentado con el Pan de la Palabra y de la Eucaristía, volvamos a nuestros hogares con la alegría y la determinación de compartir lo que aquí hemos vivido hoy. Nos despedimos cantando…