La alegría es una virtud, por tanto, la tristeza, el pesimismo y la desconfianza son tentaciones que hay que vencerlas para agradar a nuestro Señor en la virtud.
Cuando el sufrimiento espiritual llega a la angustia y quita la paz, es señal que actúa allí el demonio.