Seamos como “nadas vivientes”… vamos como sombras para llevar la luz de Dios a las almas.
Dios en el lugar preferente y yo relegada en todo al segundo lugar. Cuando alguien me relega, es Dios quien me relega, porque tengo que ver a Dios en mi prójimo.