Nada reemplaza a la oración mental, al trato íntimo con nuestro Señor
No perder la comunicación divina en el momento, de la prueba, todas las sublimidades son posibles para el alma que sabe mantenerse en la comunicación.