La santidad es ver y escoger con prontitud lo que es para gloria de Dios.