La sencillez es el resultado de la rectitud.
La sencillez es el amor a la verdad.
La sencillez está en todos los procedimientos, la rectitud está en el fondo.
La sencillez abarca todo: modo de ver, modo de proceder, los gustos, la devoción…
La sencillez en la fe ve a Dios en todas las cosas y recibe los acontecimientos dulces y amargos como enviados por su mano divina.