La sencillez no mira sino a Dios, sin desviarse o querer o desear, ni emprender otra cosa que no sea Dios.