Con la caridad se subsana todo. ¡La caridad a todo trance! Si una hermana tiene 80 defectos y 40 cualidades, no fijarse en los 80 defectos, sino en las 40 cualidades.
No todas pueden cantar o pintar, pero todas pueden vivir la belleza, haciendo la caridad perfecta.
Que la Vida de comunidad sea, en cuanto sea posible, en este valle de lágrimas, un preludio del cielo.
La caridad en la comunidad es la base sin la cual nada podemos edificar en nuestras almas que pueda merecer las miradas de nuestro Señor.
La mansedumbre es la virtud más importante por sus consecuencias en el roce de la vida común, y el sostén más eficaz y sólido de la caridad fraterna, cuya importancia ya conocemos.