El deber sustancial del ser humano es: ver, amar y cumplir la voluntad de Dios.
El libro de la santidad lleva como título: “La voluntad de Dios”. Por eso nuestro Señor; “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió”