“La vocación y el compromiso de ser hoy discípulos y misioneros de Jesucristo en América Latina y el Caribe, requieren una clara y decidida opción por la formación de los miembros de nuestras comunidades, en bien de todos los bautizados, cualquiera sea la función que desarrollen en la Iglesia.”

Objetivos

  1. Este Plan de estudios no intenta abarcar la totalidad de la formación filosófica y teológica que se adquieren en los seminarios o en un Instituto Superior de Teología;  este Plan de estudios  intenta responder a las exigencias de una formación integral de la vida consagrada teniendo presente todas sus dimensiones (humana, espiritual, filosófica, teológica, pastoral) según las directivas planteadas por el Magisterio, las expectativas de la Iglesia Latinoamericana y el carisma y espiritualidad de cada Familia Religiosa.
  2. El espíritu que acompaña el Plan de Formación puesto en marcha en este Instituto lejos de una mala entendida realización de si mismo para alcanzar metas individuales se propone:
    • Poner las bases de la formación para la vida religiosa y brindar los medios necesarios para su enriquecimiento integral.
    • Una sólida formación intelectual que responda a los objetivos de la vocación  como miembros de la iglesia y a la misión del propio Instituto.
    • La satisfacción de las exigencias apostólicas de la Familia religiosa, en armonía con las necesidades de la Iglesia.
  3. Las materias que abarcan este Plan de estudios, tienen su punto de llegada en la capacitación catequética y promoción litúrgica que ayude a las religiosas a realizar un servicio mas efectivo en la Iglesia desde nuestra condición de consagradas, respetando lo que es propio a la identidad de cada comunidad.
  4. Para responder a estas exigencias el Plan de estudios abarca las siguientes áreas:
    • Cursos Generales y Filosóficos.
    • Cursos Teológicos y Pastorales.
    • Cursos específicos para la vida consagrada.