Asunción de la Santísima Virgen María 2016

SOLEMNIDAD – 15 DE AGOSTO – 2016

 

ENTRADA: Queridos hermanos bienvenidos a la celebración de nuestra Eucaristía. Celebramos hoy el misterio de la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo. Una señal de las maravillas que Dios ha de obrar en aquellos que creen y confían en Él. Una señal que nos llama a la esperanza – aún en medio de las dificultades de este mundo- porque los cielos nuevos y la tierra nueva son posibles para todos.

Una señal que nos llama también al compromiso, a poner manos a la obra en el servicio a tantos hermanos que necesitan de nuestra presencia y de nuestra ayuda. Nos ponemos en pie y cantamos.

PRIMERA  LECTURA: (Ap.11,19ª;12,1.3-6ª)

Escucharemos el relato de la lucha entre la mujer, coronada de estrellas y el terrible dragón; una escena llena de simbolismos respecto del papel corredentor de la Virgen María. Escuchemos.

SALMO RESPONSORIAL (44)

El salmo 44, es un poema de amor. La figura del rey ideal se funda en la profecía de Natán. Respondemos con la antífona: “De pie a tu derecha está la reina, enjoyada con oro de Ofir”

 

SEGUNDA LECTURA (1Cor. 15,20-27ª)

San Pablo nos habla de la victoria fial de Jesús sobre el último enemigo del Reino: la muerte. Escuchemos.

EVANGELIO (Lc. 1, 39-56)

San Lucas nos narra la visita presurosa de la Virgen María a su prima Isabel y nos permite escuchar su canto del Magnificat. Allí aparece la acción del Espíritu que inunda a María. Nos ponemos en pie y entonamos con júbilo el aleluya.

 

PRECES A cada petición respondemos: Señor, te lo pedimos por intercesión de María”

 

1.- Pidamos al Señor por intercesión de su Madre, para que viva atenta a cumplir la voluntad de Dios y a llevar a todos el mensaje de Jesús. Roguemos al Señor.

 2.- Pidamos al Señor por todos los sacerdotes y consagrados, para que como María, sea Jesús el centro de sus vidas y vivan su amor en función a la voluntad de Dios. Roguemos al Señor.

3.- Pidamos al Señor por todos los cristianos, para que mirando a María Asunta en el cielo sepamos que Dios nos espera a todos en la Vida plena. Roguemos al Señor.

 4.- Pidamos al Señor por nuestra Comunidad, para que nuestra fe en María como Madre y Protectora, nos ayude a vivir más entregados a las personas que sufren abandono y soledad. Roguemos al Señor.

OFRENDAS:

Ofrezcamos junto a María Santísima, nuestro Sí de cristianos, representados en el pan y vino, para que con la gracia divina se conviertan en el alimento de nuestra salvación. Acompañamos este momento cantando.

COMUNIÓN:

Jesús encarnado, viene a nosotros, preparemos junto a María nuestro corazón, para que venga y haga su morada en él. Acompañamos este momento cantando.

DESPEDIDA:

Volvamos a nuestros hogares y vivamos nuestro Sí a Dios por medio de nuestras obras diarias. Nos despedimos cantando