Corpus Christi – 07 DE JUNIO 2015

CICLO B – 07 DE JUNIO – 2015

ENTRADA: Queridos hermanos bienvenidos a nuestra celebración eucarística, hoy en nuestra Iglesia celebramos la solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo, misterio del pan compartido, signo de la entrega de Jesús, que calma el hambre y la sed de justicia y solidaridad de nuestro pueblo. Al hacer memoria de la generosidad sin límites de nuestro Maestro, aprendamos a ser servidores de nuestros hermanos y hermanas. Nos ponemos en pie y cantamos.

Canto sugerido: Pan de Vida, pan de Fe; Himno del V Congreso Eucarístico; Divino Manjar; Pan de Vida.

PRIMERA  LECTURA: (Éx.24,3-8)

El pueblo, teniendo por intermediario a Moisés, sella su alianza con Dios, esto es signo de vida y comunión. Escuchemos.

SALMO RESPONSORIAL (115)

El salmo 115, es un himno litúrgico cantado por el pueblo al ofrecer alabanzas y sacrificios en el templo. Ahora nuestra mejor acción de gracias es la celebración del sacrificio eucarístico, como cáliz de la nueva alianza en la sangre de Jesús». Respondemos con la antífona: Cuando te invoqué, Señor, me escuchaste.

SEGUNDA LECTURA (Heb.9,11-15)

La siguiente lectura resalta el valor de la sangre que se nos ofrece en la Eucaristía. Ya no es la sangre imperfecta de animales sino la sangre del hombre, asumida por el Hijo de Dios y derramada generosamente y sin medida, en beneficio salvador de todos.Escuchemos.

EVANGELIO (Mc.14,12-16.22-26)

El Señor a vísperas de su pasión celebra con sus apóstoles la Nueva Alianza, es decir el sacramento de la Eucaristía, que es propiamente el sacrificio de la cruz, en el que Cristo es a la vez Sacerdote y Víctima. Nos ponemos en pie y entonamos el aleluya.

PRECES A cada petición  respondemos: ¡Padre, alimenta a tu pueblo en su caminar!

  • Pidamos al Señor por la Iglesia Universal y todos sus Pastores, por el Papa Francisco, por nuestros Obispos y sacerdotes, para que cada día reavive y renueve en ellos la vocación de servicio y de entrega a la misión que les ha confiado, que en comunión con Cristo sean reflejo permanente de su amor y entrega.
  • Pidamos al Señor por nuestros gobernantes, y por quienes tienen el rol social de velar por la justicia y el bien común, para que el Señor infunda en sus corazones la belleza de la caridad y el amor, que impulsados por su gracia, sus decisiones y acciones den frutos de bien y esperanza para muchos hermanos y hermanas de nuestro País.
  • Pidamos al Señor por nuestras comunidades pastorales, por todos quienes participan de ellas y semana a semana entregan su tiempo y trabajo gratuitamente, que el Señor les ayude a servirle siempre con un corazón dispuesto hacia a los demás.
  • Pidamos al Señor por nuestros hermanos que sufren necesidades, por los enfermos y encarcelados, por los niños y los ancianos, para que siendo fieles a sus mandatos seamos para ellos presencia real de su misericordia.

OFRENDAS:

Preparemos la mesa del altar para celebrar la Pascua; renovemos nuestra alianza con Jesús ofreciendo nuestra vida para que el Señor la transforme en una ofrenda agradable a Dios. Acompañamos este momento cantando.

COMUNIÓN:

Entremos en comunión con Jesús Eucaristía, pan que se comparte a favor de la fraternidad y la justicia. Acompañamos este momento cantando.

DESPEDIDA: Agradecidos al Señor por estar presente en nuestras vidas, esforcémonos por ser instrumentos de unidad y comunión entre nuestros hermanos. Nos despedimos cantando.