CRISTO REY DEL UNIVERSO 2015

 

CICLO B – 22 DE NOVIEMBRE – 2015

 

ENTRADA: Queridos hermanos bienvenidos a nuestra celebración eucarística. ¡El reino de Dios está en medio nuestro! Jesús es el Señor que, en su grandeza, comparte nuestra vida haciéndose solidaridad, servicio, donación, verdad y justicia. No tengamos miedo de anunciar a todos la Buena Noticia en la que creemos.

Celebremos a Cristo Rey del Universo centro de la acción creadora y salvadora de Dios. Nos ponemos en pie y cantamos…

 

PRIMERA  LECTURA: (Dn.7,13-14)

El profeta Daniel en la siguiente lectura narra la visión del Hijo del Hombre, que es imagen del Rey Mesías. Escuchemos.

 

SALMO RESPONSORIAL (92)

Con el Salmo 92, proclamemos la grandeza del Señor, que ha creado todas las cosas y nos ha manifestado su salvación. Respondemos con la antífona: “El Señor reina sobre toda la tierra”

 

SEGUNDA LECTURA (Ap. 1,5-8)

La siguiente lectura que escucharemos, proclama la gloria celestial del Hijos del Hombre, “el Primogénito de entre los muertos, el Príncipe de los reyes de la tierra. Escuchemos.

 

EVANGELIO (Jn. 18,33b-37)

En el evangelio, contemplamos a Jesús frente a Pilato donde declara el carácter espiritual de su reinado de justicia, amor y paz; súbditos suyos son los que son partidarios de la verdad y escuchan su voz. Nos ponemos en pie y entonamos el aleluya.

 

PRECES A cada petición respondemos: Señor, que hagamos presente tu renio.

 

1.- Oremos al Señor por nuestro Santo Padre el Papa Francisco, los Obispos, sacerdotes y demás miembros de la Iglesia, para sean testigos de la verdad de Cristo y busquen seguir anunciando su Reino a todos los hombres. Roguemos al Señor.

 

2.- Oremos al Señor por todos los pueblos de la tierra, para que dejando de lado el reino del mundo y sus intereses, busquen alcanzar un día el reino de la verdad y la paz que es el Reino de Dios. Roguemos al Señor.

 

3.- Oremos al Señor por los gobernantes de todas las naciones; para que trabajen por la paz que es fruto de la justicia y sean colaboradores del Reino de Dios. Roguemos al Señor.

 

4.- Oremos al Señor por todos nosotros, para que instauremos con nuestras obras y palabras el Reino de Dios en medio de nuestros hermanos. Roguemos al Señor.

 

5.- Oremos al Señor por nuestros difuntos; para que ellos, por la misericordia divina, también gocen del Reino de Dios. Roguemos al Señor.

 

OFRENDAS:

Sentados a la mesa para compartir la cena, hagamos memoria de la entrega de Jesús en los dones de Pan y Vino que presentamos, porque ¡su reino viene a nosotros! Acompañamos este momento cantando.

 

COMUNIÓN:

Jesús es el Señor y nos da la vida para siempre. Recibámoslo y dejémosle entrar en nuestra vida. Acompañamos este momento cantando.

 

DESPEDIDA: El Reino de Dios está entre nosotros. Mostrémoslo defendiendo la verdad y la justicia. Nos despedimos cantando.