En todo momento tengo esta disyuntiva: aprovecho la gracia de Dios o la desperdicio obrando como me parece y dejando de lado la voluntad de Dios.