Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote 2016

CICLO C – 19 DE MAYO – 2016

 

ENTRADA: Queridos hermanos bienvenidos a la celebración de la Eucaristía. Celebramos la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, Jesús nos lleva al Padre, de qué manera Jesús nos santifica. Nos ponemos en pie y cantamos.

PRIMERA  LECTURA: (Is.6,1-4.8)

El profeta pone de manifiesto la visión divina que se le ha permitido contemplar de la presencia del Dios altísimo, el llamado que éste le hace a profetizar y su respuesta “Heme aquí, envíame”. Escuchemos.

EVANGELIO (Jn.17,1-2.9.14-26)

Escucharemos una parte de la oración sacerdotal de Cristo, por medio de la cual ora por sus Apóstoles y por los que vendrán detrás de ellos, para que el Padre los santifique y los ame como lo ha amado a Él. Nos ponemos en pie y entonamos el aleluya.

 

PRECES A cada petición respondemos: Señor Jesús, intercede por nosotros

1.- Pidamos al Señor por la Santa Iglesia, el Papa, los Obispos y sacerdotes, para que a ejemplo de Cristo, vivan su ministerio sacerdotal llevando a Jesús Eucaristía a todas las almas. Roguemos al Señor.

 

2.- Pidamos al Señor por cada uno de nosotros, para que alimentados del Cuerpo de Cristo seamos capaces de fortalecer nuestra Fe en Jesús. Roguemos al Señor.

 

3.- Pidamos al Señor por todos los misioneros, para que según la gracia recibida en el bautizo, lleven la presencia de Jesús a todos los pueblos. Roguemos al Señor.

4.- Pidamos al Señor por todas las familias, para que vivan según el querer de Dios y puedan poner a Jesús Eucaristía como centro de sus hogares. Roguemos al Señor.

 

OFRENDAS:

Llevemos al altar del Señor el Pan y Vino para que por la gracia de Dios se conviertan en su cuerpo y su sangre, alimento de nuestra vida cristiana. Acompañamos este momento cantando.

COMUNIÓN:

Recibamos en nuestra alma a Jesús Eucaristía y fortalezcamos nuestra vida sacerdotal recibida en el bautizo. Acompañamos este momento cantando.

DESPEDIDA:

Vivamos por la gracia del bautismo el gozo de ser sacerdotes, profetas y reyes, y anunciemos a Jesús con nuestras vidas. Nos despedimos cantando.