Veneración de la Santa Cruz 2016

03 DE MAYO – 2016

 

ENTRADA: Queridos hermanos bienvenidos a nuestra celebración eucarística, celebramos la Veneración de la Santa Cruz, esto nos lleva a reconocer el inmenso amor de Cristo hasta la cruz: un amor como el de Dios que no evade el dolor, que se abaja en fidelidad hasta la muerte ignominiosa de un madero. Nos ponemos en pie y cantamos.

PRIMERA  LECTURA: (Ga.6,14-18)

Para Pablo la cruz de Cristo es indispensable en su vida, esto es una invitación para nosotros cristianos: sentirnos atraídos por el signo del amor de Dios. Escuchemos.

SALMO RESPONSORIAL (117)

El salmo 117 estimula a los cristianos a reconocer en el evento pascual de Jesús «el día en que actuó el Señor». Respondemos con la antífona: Den gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.

 

EVANGELIO (Jn.12,31-36)

La victoria sobre el «príncipe de este mundo» se adquirió de una vez por todas en la Hora en que Jesús se entregó libremente a la muerte para darnos su Vida. Nos ponemos en pie y entonamos el aleluya.

 

PRECES A cada petición  respondemos: En tu cruz, sálvanos Señor.

1.- Pidamos al Señor por toda la Iglesia para que el misterio de la Cruz sea el signo más claro del amor profundo de Dios por los hombres. Roguemos al Señor.

 

2.- Pidamos por todos los cristianos para que vivamos con alegría y fidelidad la cruz que nos toca vivir cada día. Roguemos al Señor.

 

3.- Pidamos por nuestros hermanos más necesitados para que encuentren su fortaleza y consuelo en la cruz de Jesús. Roguemos al Señor.

4.- Por nuestros hermanos difuntos para que puedan gozar de la misericordia de Dios ganada por Cristo en la Cruz. Roguemos al Señor.

OFRENDAS:

Con los dones de pan y vino ofrezcamos al Señor nuestros pequeños sacrificios y nuestros deseos de vivir con amor lo que Dios nos pide cada día. Acompañamos este momento cantando.

 

COMUNIÓN:

Jesús Eucaristía es el mismo que nos redimió de la muerte en la Cruz y ahora se nos ofrece como el Pan de vida eterna. Acompañamos este momento cantando.

DESPEDIDA:

Vivamos con alegría nuestra vida cristiana teniendo como centro el símbolo de nuestra fe: la Cruz de Jesús. Nos despedimos cantando.